Úrsula Morant y el milacre de Sant Sebastià.

Amplia la información del capítulo 119 de Història de Xixona al Carrer.

Por todos los jijonencos, de esta y anteriores generaciones, son conocidos los sucesos acaecidos el 24 de julio de 1600 en la casa de Úrsula Morant y Francisco Soler cuando la imagen de san Sebastián estuvo llorando durante todo un día y la villa de Sexona se libro de la peste.https://bgarrigos07.wordpress.com/2014/07/23/24-de-julio-de-1600-milagro-de-san-sebastian-al-raval/

¿Realmente que sabemos de la vida de Úrsula Morant?

Cuando sucedió el milagro del Raval Úrsula sería una joven que estaba casada con Francisco Soler. Sabemos que era hija de Damià Morant y nieta de Miquel Morant. Tenía una hermana llamada Violant. Muy joven se quedó huérfana de padre y madre. El primero de sus congéneres en morir fue su madre, podríamos pensar que falleció en el parto de alguna de sus hijas. Damià Morant redactó su testamento en julio de 1590 y un mes después falleció. Al fallecimiento de su padre las dos hermanas, quedaron bajo la custodia de su tío materno, Bertomeu Castelló. Por ello podríamos pensar que se llamaba Úrsula Morant Castelló.

Ursula Morant rezando ante San Sebastián. Dibujo Marga Galiana.

Su padre era un pequeño labrador que al menos tenía una casa en el Raval y dos pedazos de tierra en el pla de Bugaya y en la partida de Teix en la zona de la Torre de les Maçanes. Cuando se dividieron los bienes de su padre a Violant le correspondió la tierra y a Úrsula la casa del Raval. La casa está perfectamente localizada siguiendo el protocolo notarial: “(…) estava, y habitava y morí, firmada com es dit en la dita vila de Sexona, en lo Raval, en lo carrer dit del Cap del Raval, que afronta ab casa de Antoni Carbonell, ab casa de los fills y hereus del q. (difunto) Vicent Castelló, ab orta de Gaspar Castelló y ab carrer que ix a les Penyes de la Mare de Déu de Loreto y ab dit carrer del Cap del Raval“. (GALIANA 1995:295). Cien años después del milagro la familia Carbonell conservaba todavía la casa situada junto a la casa de Úrsula Morant, como nos narró en su crónica el notario Timoteo Carbonell: “També en este any se celebra la centúria del milacre de Sant Sebastià en 24 de juliol en esta vila, per haver fet dit dia 100 anys que plorà en lo Raval, hon se li a erigit hermita al costat de la mia casa” (BERNABÉ RUIZ, José, 2008:69-70). El carrer que ix a les Penyes de la Mare Déu de Loreto es el actual carreró de l’Aula que tras descender ligeramente llevaba a una zona llana abancalada y después a otra ligeramente montañosa situada frente al convento de la Mare de Déu de l’Orito que en aquellos tiempos estaba a punto de finalizar su construcción.

Gozos de San Sebastián impreso por Francisco Compañy , calle San Francisco 8 de Alcoy. Siglo XIX

Úrsula había tenido dos tíos paternos, aunque habían fallecido ya cuando su padre otorgó testamento. La familia Morant poseía una sepultura en el interior de la Iglesia de Santa María (Església Vella) donde estaban ya enterrados los tíos de Úrsula y donde fue enterrado su padre. Damià Morant era un labrador que poseía herramientas propias de su oficio: “Dos asts, dos exadetes, un falçó (azadón, azaditas, una hoz pequeña)” (GALIANA,F: 1995: 285). Debería formar parte de la milicia urbana de la villa de Xixona como así nos los indica la posesión de: “un arcabús, molt vell y usat, una espasa molt vella (sense baina)” (GALIANA,F: 1995: 285) .Cuando falleció Damiá Morant la situación económica de la familia debía de ser precaria, puesto que se procedió a la venta de los bienes muebles que había en su vivienda del Raval, para que así su hijas dispusieran algo de capital en efectivo.

Al fallecimiento de sus padres ambas hermanas menores de edad quedaron al amparo de su tío materno, por lo que hay que suponer que nada más alcanzar la mayoría de edad se casarían. La boda de Úrsula se efectuó entre 1591 y 1599. Seguramente la dote que aportó al matrimonio era la casa del Raval que le había correspondido en herencia y donde el matrimonio viviría. También aportaría la imagen de San Sebastián, que según la tradición había pertenecido a su familia. Su marido, Francisco Soler era sastre de profesión.

La vida de Úrsula Morant no fue muy larga puesto que otorgó testamento en 1602, apenas dos años después del milagro. Según BERNABÉ RUIZ,J. [2002:14] falleció poco después. Úrsula quedó tremendamente impresionada por el milagro vivido en primera persona y su devoción por San Sebastián se incrementó exponencialmente. Así dejó gran parte de sus escasos bienes para conmemorar el día del milacre. Francisco Soler, su marido, cumpliendo con la manda testamentaría, en 1604 cargó un censal de 13 libras y un sueldo de propiedad a favor de la iglesia de Xixona para:” in die suia festo del milacre de Sant Sebastià eo in sa octava de oficio dicti Sancti”. Así cuatro años después de los hechos ya estaba instituido la festividad del milacre de Sant Sebastià el 24 de julio. Festividad que venía acompañada de su preceptiva octava.

Úrsula Morant, una joven mujer, trabajadora, de escasos recursos, fue la descubridora de las lágrimas milagrosas de San Sebastián y también quien instituyó su festividad.

Bernardo Garrigós Sirvent, cronista oficial de Xixona.

BIBLIOGRAFÍA

BERNABÉ RUIZ, José, “Algunas notas históricas sobre la fiesta de San Sebastián”, Festes d’Hivern, Xixona, Asociación Cultural y Festera de Heladores, 2002, pág. 14.

GALIANA CARBONEL, Fernardo, Historia de Jijona (I), Xixona, Instituto de Cultural Juna Gil-Albert, Caja de Ahorros del Mediterráneo, 1995.

Gozos de San Sebastián. Siglo XIX.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: