EXCURSIÓN DE L’ESCOLA D’ESTIU AL CENTRO HISTÓRICO DE XIXONA

El viernes 27 de julio de 2014, a las 9,30 h. y a las puertas del Ayuntamiento, era la hora y el lugar de la cita. El objetivo, conocer los lugares más importantes de la historia de Xixona. Los expedicionarios, un grupo de jóvenes investigadores, de entre 8 y 12 años, estaban ansiosos por comenzar una extraordinaria aventura por el centro histórico de la ciudad.

Esperando el comienzo de la excursión
Esperando el comienzo de la excursión. Foto Guerau Garrigós.

Tras conocer el Ayuntamiento y la Plaça y situar el origen de esta calle a finales del siglo XIX, nos dirigimos hacía la calle del Fossar.

Parada en la escaleras del Fossar
Parada en la escaleras del Fossar. Foto de Guerau Garrgiós.

Primera parada. Descanso y averiguar donde se coloca el nombre de cada calle. Al inicio y al final de la misma y en una placa cerámica o de metal. Algunas de ellas daban pistas sobre su origen. Así descubrieron que la calle de la Vila era la principal de cualquier ciudad hace unos 300 años, debido a que en ella estaba la Iglesia y el Ayuntamiento. También averiguaron que en la calle del Fossar, durante la época de los moros y cristianos (Edad Media) se situaba el cementerio. Y como preguntó alguno de ellos, ¿dónde están los muertos?

 

Primer cuento en el Porxet. Foto Guerau Garrigós
Primer cuento en el Porxet. Foto Guerau Garrigós

Tras un pequeño ascenso por la calle del capitán y músico José Hernandez Mira realizamos una segunda parada en el carrer del Porxet. Como por arte de magia y a la carrera surgió la figura de Manel el de les Voltes. Ganador de la carrera del pollastre y otras aventuras en Xixona, Montnegre y Villena.

 

Además averiguamos porqué el carrer les Parres recibe este nombre al contemplar las dos pequeñas parras existentes sobre la antigua fuente.

 

Subiendo por el carrer Les Parres. Foto Guerau Garrigós.
Subiendo por el carrer Les Parres. Foto Guerau Garrigós.

 

Después de subir  por el carrer les Parres llegamos al Raval, que evoca el nombre el antiguo arrabal de la ciudad de la época de los cristianos del rey Jaume I.

Seguidamente, y ya que la mayoría de ellos conocía las aventuras y desventuras del forçut de Xixona, llegamos al forn del Raval. El forçut de Xixona era un niño que nació con super poderes hace ya más de 300 o 400 años y que aunque intentó aprender el oficio de panadero se dedicó a provocar más de un desaguisado que llevó de cabeza a sus padres y vecinos. El forn en el que vivió era el forn de la Peñita del Raval.

Forn del Raval. Foto Guerau Garrigós
Forn del Raval. Foto Guerau Garrigós.

 

 

El forçut de Xixona es una leyenda que fue recogida en Xixona por Ximo Caturla y publicada en su libro Rondalles de l’Alacantí. Creo, que les encantó conocer el forn donde vivía el forçut y sobre todo que fue construido hace ya más de 500 años. Allí Tere nos explicó su funcionamiento.

En la ermita del Raval averiguaron, que un 24 de julio de 1600 Ursula Morant observó a San Sebastián llorar durante un día completo y la vila de Sexona se libró de la peste.

 

Este hecho milagroso sirvió de base para la festividad del Milacre y el dia del Senyal.

Ermita del Raval. Foto Guerau Garrigós.
Ermita del Raval. Foto Guerau Garrigós.

Poco a poco se aproximaba la hora del almuerzo, una última parada y a comer.

Con la subida de una escaleras pasamos de 1600 al 2013. En la travesía del Moro Traidor comprobamos como con aerosoles, pinceles y pinturas se pueden hacer obras de arte. El mural de Rudi, artista grafitero de Alicante, de 50 m de largo por 3m de alto refleja como ve este artista nuestra ciudad: el barranc de la Font, el casco antiguo con sus casas y su tiendas de turrón y el agua elemento que da vida.

Visita a la Mitja Lluna. Foto Guerau Garrigós
Visita a la Mitja Lluna. Foto Guerau Garrigós

Además comprobamos como el muro que separa la calle San Antonio de la travesia del Moro Traidor no era parte de la antigua muralla medieval.

La suerte nos sonrió y Calderilla y algunos miembros de la esquadra la Mitja Lluna estaban preparando su cueva, para la Senyal. Muy amablemente Juan Escoda, Calderilla, nos mostró el pequeño museo festero, que es la Mitja Lluna.

Después de pasar por la Saboneria, antigua fábrica de jabón y posteriormente factoria de turrón,  y atravesar la antigua puerta de Tibi (el portal de Tibi) llegamos a este punto donde almorzamos.

Una vez finalizada la comida y después de jugar un poco. Seguimos con nuestra aventura.

Recreo en el portal de Tibi.
Recreo en el portal de Tibi.

Seguidamente contemplamos la imagen pintada de Santa Ana, imagen protectora de esta calle que comunica el Raval con la iglesia Vieja. Además su festividad se conmemoraba al día siguiente, 26 de julio.

Una vez que pasamos por la calle Santa Ana, llegamos a la plazoleta de l‘Església Vella o Església de Santa María. Iglesia, que según cuenta la tradición, fue mandada construir por el propio Jaume I. Con la ayuda de unas fotos y dibujos pudimos averiguar como era su interior. Sentados a la sombra y bajo un calor sofocante, Margarida y Rosella, les velletes de la Penya Roja, nos narraron su historia del tiempo de los primeros reyes cristianos.  Historia de amor y ambición que llevó a una viejecita de más de 70 años de la Penya Mitjorn o Penya Roja a casarse con el príncipe heredero. Eso sí la magia tuvo mucho que ver. Si queréis conocer toda la historia hay que leer les Rondalles d’Enric Valor.

Foto Guerau Garrigós.
Foto Guerau Garrigós.

Emulando el recorrido de la Banya bajamos por la calle Colomers, una de las más húmedas durante este día y por todo el agua moja al fester por todos los lados.  A continuación continuamos por la calle Abadía hasta llegar a la antigua casa del cura, (Casa Abadía), que estaba junto a la Iglesia Vieja. Allí vimos el pavimento original de la casa, posiblemente del siglo XVII, descubrimos una reforma de la casa en any 1601, curiosamente la @ de any se parece mucho a la actual arroba, los restos de la muralla medieval.

Bajamos por las escaleras de la Iglesia Nueva, construida entre 1590 y 1629, y llegamos de nuevo a la Plaça.

A las 12 horas y con un gran calor, pero con la alegría escrita en nuestras caras llegamos de nuevo al Ayuntamiento.

Allí la foto de rigor para despedirnos. En fin una aventura que resultó una recarga de optimismo y alegría para mí.

Muchas gracias a todos vosotros por acompañarme.

Foto de los excursionistas. Foto Yolanda Soler
Foto de los excursionistas. Foto Yolanda Soler

Bernardo Garrigós.

Cronista Oficial de Xixona .

 

Nota: Damos las gracias especialmente al gran fotógrafo, Guerau Garrigós , por su gran reportaje fotográfico.

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: